Serviços 
O conteúdo desse portal pode ser acessível em Libras usando o VLibras
Início do conteúdo

Fiocruz y la Ley 13.123


Pasados 180 días de la publicación en el Diario Oficial de la Unión, la Ley 13.123 pasó a valer en el día 17 de noviembre de 2015 y, según los plazos legales, el Ejecutivo disponía de esos mismos 180 días para reglamentar dicha legislación por medio de la publicación de un decreto.  Sin embargo, pasado ese plazo, el decreto reglamentar no fue publicado, y la Medida Provisional 2186-16/01, que antes trataba de ese tema fue revocada. Así, quedamos por casi seis meses en un panorama en que no había ninguna ley en vigor sin reglamentación, lo que resultó en un vacío jurídico. Por fin, en 12 de mayo de 2016 fue publicado el Decreto 8.772.

Fiocruz ha participado con el Ministerio de la Salud en la elaboración de propuestas para el boceto del decreto que fue enviado a la Casa Civil, junto a otras propuestas hechas por ministerios y por Embrapa, empresa estatal de investigación agropecuaria. Algunas de nuestras sugerencias fueran aceptas en el texto final del decreto, entre ellas, la importante inclusión de un artículo, el de número 118, que asegura que el usuario que haya requerido de cualquier derecho de propiedad intelectual y que explotó económicamente a un producto acabado o material reproductivo, o divulgó resultados finales o parciales en medios científicos o de comunicación en el período entre la entrada en vigor de la ley y la disponibilización del sistema electrónico de registro por el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), se quede isento de cualquier punición. En esos casos, el usuario tendrá el plazo de un año para el registro o notificación a partir de la fecha de disponibilización del Sistema Nacional de Gestión de Patrimonio Genético y Conocimiento Tradicional Asociado, el SisGen, por el CGen. Sin embargo, en la redacción final de ese decreto, la remesa al exterior no fue incluida en el texto, lo que resulta en que puede estar sujeta a sanción administrativa.

Aún acerca del decreto, aseguramos junto al Ministerio de la Salud su inclusión como participante del Plenario del Consejo de Gestión del Patrimonio Genético (CGen), que estaba fuera del boceto original disponible para consulta pública.

Frente a cualquier duda, los investigadores científicos y demás usuarios de la biodiversidad Brasilera de Fiocruz pueden – y deben – entrar en contacto con el Centro de Innovación Tecnológica (NIT) de su Unidad.

Texto de Manuela da Silva, investigadora.

Volver arribaVolver